DISEÑADOR MULTIDISCIPLINAR Y ARTISTA VOCACIONAL
T. 630 43 15 13 · art@tonigarau.com

INDUSTRIA TEXTIL EN SÓLLER

A principios del siglo XIX el sector textil de Sóller, que tenía una larga tradición desde la Edad Media, apostó para elaborar telas de algodón en detrimento de las tradicionales de lana, lino y cáñamo – esta estrategia suponía fabricar productos de menor calidad pero que se podían vender más baratos, adaptándose a la demanda del mercado -. Las causas de este cambio fueron diversas: la habilitación del Puerto de Sóller por el comercio, la abolición de los gremios, las innovaciones y modernizaciones de los telares y la entrada de la mujer como trabajadora en este sector. Todo esto favoreció la creación de pequeños talleres artesanales que evolucionaron hacia fábricas mecanizadas a finales de ese siglo -gracias también a la introducción del vapor para mover la maquinaria-.

Así se fueron construyendo fábricas donde se daba todo el proceso productivo de la elaboración de los tejidos -desde la llegada del hilo de algodón hasta el tejido acabado-. En Sóller llegó a haber hasta 18 fábricas de tejidos y 2 de hilaturas, 9 de las cuales funcionaron simultáneamente en el mismo período. Todo este movimiento industrial dio trabajo a más de un millar de personas directamente y los productos sollerics exportaron por toda la península Ibérica e incluso en el continente americano.

La crisis del petróleo de los años setenta, las malas comunicaciones terrestres y la falta de competitividad de los productos provocaron que la industria sollerica fuera desapareciendo, cerrando la última fábrica en 1989.